Hno. José Alfaro Briceño Lonco

Del Hermano MANUEL “CHISPA” URZÚA LÓPEZ, Capitán Nacional de la Hermandad de la Costa de Chile

Hermano MANUEL “CHISPA” URZÚA LÓPEZ, Capitán Nacional de la Hermandad de la Costa de Chile, en nombre propio y en representación de los Oficiales Nacionales, Oficiales de Zona y Oficiales de Servicios, hace llegar sus más sentidas condolencias al Capitán de la Nao Coquimbo-La Serena Hermano OSCIEL “LANGOSTINO AMARILLO” VELÁZQUEZ HERNÁNDEZ y por su intermedio a toda la Tripulación de dicha Nao, como asimismo a su familia del Hermano JOSÉ “LONKO” ALFARO BRICEÑO (Q.E.P.D.), Rol N° 2608, con motivo de su Zarpe al Mar de la Eternidad a los 71 años de edad, dejando su Cautiva, 2 hijos, 8 nietos y 5 bisnietos.

El Hermano “LONKO” desde que fue embarcado el 20 de marzo de 2010, se destacó por ser un tripulante respetuoso de los principios inspiradores y costumbristas de nuestra Cofradía. Sus últimos días en este mundo dan cuenta de una fiera batalla en contra de un enemigo invisible que terminó venciéndolo, pero que no obstante nos deja un mensaje ejemplar. Hermano alegre, amante de la música folklórica, la cueca y las tradiciones mapuches.

Capitán “LANGOSTINO AMARILLO” y Tripulación de la Nao Coquimbo-La Serena reciban nuestro más fraterno saludo y sentido pésame, teniendo la confianza en que él ya está siendo recibido por tantos Hermanos que lo han antecedido y que le enseñarán a navegar en las calmas aguas del Mar de la Eternidad. Para ustedes nuestros deseos de paz, resignación y consuelo en tan tristes momentos.

En la caleta de Copiapó, a 28 de diciembre de 2021.

SEMBLANZAS AL ZARPAR NUESTRO HNO. LONKO AL MAR DE LA ETERNIDAD

A:

Hno. "Chispa" Capitán Nacional

Oficiales Nacionales

Hermanos de Naos del Litoral

Nuestros Hermanos de Nao Coquimbo-La Serena

Familia del Hermano “Lonko”

Tripulaciones de la Naos del Litoral y el Mundo

Navegamos con crespones negros, en nuestra Jolly Roger (que es el nombre que recibe la bandera tradicional pirata, de color negro con una calavera cruzada por huesos blancos) en memoria de nuestro Hermano José “Lonco” Alfaro Briceño, Rol 2608, embarcado el año 2008, quien zarpó hoy de madrugada a los Mares de la Eternidad.

José Alberto Alfaro Briceño, nació el 4 de abril de 1950 y a hoy tenía 71 años, 2 hijos de 53 y 52 años, 8 nietos y 5 bis-nietos.

Su vida laboral se remonta en primera instancia a los años 70 en SADEMI (Sociedad Abastecedora de la Minería); luego labora por muchos años en el Poder Judicial, donde fue presidente regional y director nacional de la asociación de empleados judiciales. Comprometido Socialista, Gestor Cultural, Folklorista amante de la cueca, miembro de la Hermandad de la Costa y del Club de Tiro N° 28 Ferroviarios. Trabajó durante años junto al diputado Francisco Encina. Su último lugar de trabajo fue en la Dirección de Desarrollo Comunitario perteneciente a la Ilustre Municipalidad de Coquimbo. Fue un hombre de trato amable y sincero, destacándose por su tremenda solidaridad y el cumplimiento de lo justo.

Nos resulta difícil de aceptar la desaparición de un Hermano de la Costa tan querido, con quien compartimos tantos momentos. El fue un gestor cultural, también un gestor de alegrías, de encuentros artísticos con sus compañeros y compañeras cantantes; un gestor y un gozador de la música folclórica.

El gran Neptuno, te acogerá Hermano Lonko en sus mares y te recibirán aquellos Hermanos que te antecedieron en tu partida. Seguro les llevarás visitas guiadas de Sirenas y Cantantes; les contarás historias de Mapuches, de la Araucanía y del Puerto de Coquimbo, con sus añosas leyendas, cuentos y mitos de esta Ciudad Puerto, que adoptaste como tuya. Tu gente amada, tu familia querida, tus hermanos, amigos y conocidos, te tendremos y te llevaremos en nuestra mente y nuestra alma, cada vez que suene la zampoña, el cultrún y se baile la cueca chora de los puertos y la música chilena o cada vez que hable por su boca una vihuela.

El querido Hermano Lonko ha cerrado un ciclo en este planeta, para rumbear por mares desconocidos para nosotros. Su presencia en la Nao Coquimbo-La Serena ya no existe, pero su recuerdo será eterno y sin olvido.

Fuiste figura y personaje en cientos de Cámaras, Zafarranchos y eventos, con encuentros y desencuentros, pero siempre un Pirata bien asumido, Enfrentó el portalón de la Nao Eterna y embarcó, rumbo al encuentro de nuestro padre Poseidón. Hermano Lonko, este año te precedieron el Honorable Hermano Mayor El Escocés y el Hermano Bubba, tripulantes de tu querida Nao del Tesoro y varios de otras Naos; todos ellos, insignes bucaneros, que te reciben con sus brazos abiertos y ahítos, plenos de fraternidad, quienes te acompañarán en el navegar eterno.

El día 11 de noviembre, fue tú última actuación y compañía, como siempre en silencio apoyando a tu Nao, donde pudimos charlar junto a los Hermanos Lugarteniente Escoben y los Hermanos Guanaquito, Chango y Navegado, con relación a muchos sueños, eventos y aventuras por lograr.

Hermano Lonko, sabemos que navegas por mares calmos al encuentro de muchos otros Hermanos; navega en paz y que así sea.